Cuento de un adolescente: El niño pobre y la Mujer egoísta

in spanish •  8 months ago 


fuente de imagen

Había un niño que era pobre y vendía cosas en la calles para sobrevivir y poder comprar algo de comer. Con esta forma de vida él podía sustentar a sus hermanitos, este niño de la calle un dia llego a que un señor que era el que le suministraba las cosas que él vendía en la calle y le dijo:

-No te puedo pagar hoy niño te pagaré mañana porque no tengo dinero en este instante.

El niño le dijo:

-No se preocupe me paga mañana voy a ver que hago para poder comprar hoy la comida para mi y mis hermanitos.

El señor le dijo:

-Esta bien niño lo siento mucho pero ve por el buen camino no robes, ni fumes, ni tomes y que Dios te bendiga y te ayude a conseguir algo de comer para ti y tus hermanitos, que te valla bien.

El señor se despidió amablemente con el niño pobre, el niño siguió con su camino para conseguir algo de comer, llegó a un restaurante le pidió al señor del restaurante algo de comer para él y sus hermanitos, es en este instante cuando el señor le dijo:


fuente de imagen

-No te puedo dar nada de comida niño no ha quedado nada para tí, además tu y tus hermano andan muy mal vestidos, vete de aquí y no vuelvas.

El niño le dijo:

-No hay problema señor seguiré buscando un lugar donde me regalen algo de comida para mi y mis hermanitos.

El niño se fue sin nada de comer, solo y sin nada de comer el niño llegó a una casa donde estaba una mujer con su hija jugando el niño llegó allí y le dijo a la señora:

-Disculpe señora me puede dar algo de comer es que tengo hambre y no tengo nada de comer:

La mujer le dijo:

-No no tengo nada para ofrecerte, andas muy mal vestido, pareces un niño de la calle mejor vete.

La madre de la mujer la escucho y se asomo para ver, y por supuesto vío al niño, él estaba con hambre, y claro tenía la ropa sucia, sin importar la señora le dijo al niño:


fuente de imagen

-Niño ven pasa te voy a hacer algo de comer, pasa a la casa.

El niño entró a la casa, la señora le dio un plato con mucha comida para que el comiera, y el niño le dijo:

-Señora disculpe me puede dar para llevarle a mis hermanitos que ellos no han comido nada hoy.

La señora le dijo:

-Si toma esta comida dásela a tus hermanitos para que coman.

El niño se fue de la casa muy feliz, pero la mujer se quedó molesta porque su mamá dejó pasar al niño a su casa. El niño llegó a donde estaban sus hermanitos y les dijo:


fuente de imagen

-Hermanitos tengan algo de comer.


fuente de imagen

Los hermanitos alegres porque había conseguido bastante comida y le preguntaron a su hermano:

-Hermano de donde sacaste tanta comida.

El hermano les respondió:

-Una señora muy buena me la dio.

Pasando el otro dia el niño fue a donde el señor para ver si ya tenía el dinero que le debía. El niño llegó y el señor le dio el dinero que le debía y algo más por lo espera que había tenido por recibirle el dinero, prácticamente lo premió por esto.

El niño fue más seguido donde el señor a venderle ciertas cosas, como material reciclable. Todos los días el niño iba a donde el señor, tres o cuatro veces al día, para llevarle los materiales de reciclaje.

Así pasó unas dos semanas el niño fue a una tienda de zapatos y le compró un par de zapatos a la hija de la mujer que lo había tratado tan mal (nieta de la señora que lo había tratado bien).

El niño fue para la casa de la mujer y le entregó la caja con los zapatos a la niña, la niña se los entregó a su madre y le dijo:

-Mira mama lo que me dio el niño que tu no quisiste que entrara a comer

La mujer abrió la caja y vio los zapatos y una carta que decía:

-Le regalo este par de zapatos a tu hija como recompensa por lo que tu mama me dio de comer ese dia. Espero que tu hija tenga el corazón de su abuelita.

La mujer se puso a llorar y el niño salió adelante y se volvió rico y ayudó a todos los niños que estaban pasando por todo lo que él había pasado.

La mujer reflexiono y ayudó a muchos niños desamparados y todos vivieron felices para siempre..

Reflexión: No juzgues a nadie sin conocerlo primero..

Esta historia lleva más de una enseñanza, y es que me impactó ya que a pesar de mi corta edad siempre he pensado que siempre debemos de conocer primero antes de juzgar, ya que si no lo hacemos estamos propensos a llevar un remordimiento, que no se sabe, puede que sea por el resto de nuestras vidas si no llegamos a encontrar a esa persona que juzgamos mal para disculparnos con él, aunque como dice mi abuelita el verdadero perdón es el que da papá Dios.

Así tengamos un corazón de piedra y desconfiemos de todo el mundo, siempre habrá un niño de corazón noble que hará que nosotros enderecemos nuestro camino hacia un corazón más bondadoso, cada vez que veas un niño en la calle, no pensemos que nos va hacer algo malo, acompañalo, brindarle amor, que de seguro el te lo recompensará.

Escribió para ustedes Yeferson Paul, hace ya bastante tiempo que tenía que no publicaba, ya con más edad que cuando comencé me siento con la capacidad de volver a publicar, siempre con la ayuda y orientación de mis padres, espero les guste mi escrito. Saludos a todos de parte de @gaming.yer.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  
  ·  8 months ago Reveal Comment
  ·  8 months ago Reveal Comment

Muy interesante tu reflexión hijo, sobre todo basándose en ese cuento tan sentimental que expresa la moraleja de conocer primero y juzgar después. Espero hijo mio que te animes a escribir más seguido nuevamente

Congratulations @gaming.yer! You have completed the following achievement on the Steem blockchain and have been rewarded with new badge(s) :

You published more than 20 posts. Your next target is to reach 30 posts.

You can view your badges on your Steem Board and compare to others on the Steem Ranking
If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

To support your work, I also upvoted your post!

Vote for @Steemitboard as a witness to get one more award and increased upvotes!